Queridas familias,

Antes que nada, quisiera desearos a todos vosotros un bendecido y feliz año 2018. En estas fechas, siempre  nos hacemos  la pregunta: ¿Qué nos traerá este nuevo año? ¿Será mejor que el anterior?...Cubierto  con un velo, se nos presenta el futuro; podemos  tener muchos planes, lo que es  propio  de personas que miramos el futuro  como un camino de crecimiento, de maduración,  de plenitud.  Esperamos  que sea un año donde tengamos salud, donde se solucionen dificultades, donde sea necesario emprender nuevos caminos. Así cada uno podría escribir una larga lista de anhelos  y expectativas. Pero también  cada año que comienza,  despierta  en nosotros  esperanzas, nos renueva en la fuerza de un volver a comenzar. En este sentido, pudimos vivenciar la Noche Vieja  con las muchas tradiciones que existen en el paso de un año a otro…

Y con esta mezcla de sentimientos, la Iglesia nos invita a abrir el año en el nombre de la Madre de Dios. El Papa Francisco nos dijo : ” He aquí la novedad, el hombre ya no está solo, ya no es huérfano, es hijo para siempre () El año se abre con esta novedad .Es el gozo de saber que nuestra soledad, ha sido derrotada, es la belleza de sabernos hijos amados…Contemplando a la Madre, nos sentimos animados a soltar tantos pesos inútiles . Que la Madre custodie este año y traiga la paz de su Hijo a los corazones, a nuestros corazones y al mundo entero” (1º en.2018)

De la misma manera, el P. Kentenich, nuestro Fundador, nos muestra un camino para asumir y contemplar los  acontecimientos de un nuevo tiempo que se nos viene…Él acuñó  una frase, que llevamos inscrita en el escudo del Colegio y que es un verdadero  indicador de camino. Nos  dice que hemos de contemplar la vida,” con la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios…”  Al inicio de un nuevo año, junto a la Madre, hemos de descubrir a un Dios que es nuestro Padre y que sale a nuestro encuentro en cada uno  de nuestros días, en las personas, en los acontecimientos, en el devenir  cotidiano.

Es un  mirar este año  2018 en esta “clave”: vamos  por la vida sabiendo que hay Alguien que nos guía según un sabio plan de amor, aunque muchas cosas nos parezcan a veces incomprensibles.  Es un Padre bondadoso que todo lo ha previsto para nuestro bien, entonces  nada podrá turbarnos, no nos  asustan los desafíos de un tiempo tan alejado de Dios. Estamos seguros y confiados que el Padre y la Madre  custodian  a cada uno de los nuestros, así podemos comenzar un año con la certeza que todo lo que venga es para nuestro crecimiento, los momentos alegres y también la pequeñas o grandes cruces que son parte de nuestro caminar.

Por ello podemos decir sencillamente, ¡gracias Señor por este nuevo año que nos regalas!

Hna. Ma. Marcela

Volver
 

Camino de Alcorcón, 17
28223 Pozuelo de Alarcón Madrid. España
Tlf:917 159 226 Movil:630 767 683